Este medio dialogó en exclusiva con Raquel Vivanco, Presidenta del Observatorio Ahora Sí Nos Ven, entidad que arrojó la última estadística en violencia de género: una mujer muerta cada 29 horas en manos del machismo, en los últimos tres años.

 

 

El sondeo da cuenta de unos 895 femicidios en los últimos tres años. El pico se dio en 2016, con 322 casos, mientras que en 2017 se detectaron 298 y hasta el 15 de noviembre de este año se sumaron otros 260. Respecto de la disminución de la cifra registrada año a año, Vivanco señaló: «El 2016 fue un año en el que los femicidios tuvieron mucha presencia mediática debido a la instalación social que cobró el reclamo por Ni Una Menos, de allí que ese año es el que condensa la mayor cantidad de ellos.»

 

En ese sentido, agregó: «Nuestra evaluación es que los femicidios no han disminuido en nuestro país, sino que no tienen la misma visibilidad mediática debido a que otros temas fueron cobrando mayor protagonismo como la crisis económica que estamos atravesando, el aumento de la pobreza, entre otros que coparon la agenda. El corte que hacemos este año comprende desde el 1 de enero hasta el 15 de noviembre con lo cual es muy probable que terminemos el año con una cifra similar al año anterior. El promedio de los femicidios durante estos casi 3 años arroja 1 femicidio cada 29 hs, exactamente igual que el promedio de año en curso», sostuvo la dirigente feminista: «Sabemos que en todos los casos, los datos relevados están por debajo de los reales ya que no todos los medios abordan los asesinatos de mujeres por su condición de género como femicidios, y en muchas provincias ni siquiera son hechos noticiables.»

 

Raquel Vivanco

En cuanto a las políticas públicas implementadas por este gobierno para buscar la erradicación y eliminación de la violencia de género, y de esta manera prevenir y/o combatirla, Vivanco manifestó: «El actual gobierno no solo no lleva adelante políticas públicas para prevenir, sancionar y erradicar la violencia sino que por el contrario viene desfinanciando las áreas que debieran elaborarlas», puntualizó y añadió: «Para el 2019 el presupuesto asignado al Plan Nacional de Acción para eliminar la violencia sufrirá un recorte del 38%, tan solo $11 por mujer es lo que invertirá el gobierno en materia de prevención y erradicación de la violencia machista, menos de lo que cuesta el boleto de colectivo.»

 

«La ESI es una ley fundamental para desalentar las relaciones violentas desde los primeros años», sentenció la entrevistada en semanas donde grupos antiabortistas rechazaron esta ley bajo el lema ‘con mis hijos no’, y en esa línea adjudicó a la Ley de Educación Sexual Integral la capacidad de prevenir la violencia: «Promueve vínculos basados en la empatía, el respeto y soberanía de los cuerpos, es determinante para evitar y detectar a tiempo el abuso sexual del que son víctimas principalmente las niñas y adolescentes, como así también para evitar embarazos no deseados. Es uno de los eslabones principales para revertir las relaciones desiguales de poder que generan violencia hacia las mujeres.»

Carolina Bisgarra