El gobierno de la provincia de Buenos Aires presentó un proyecto de ley para agravar las sanciones para quienes comentan actos de vandalismo en las escuelas.

La iniciativa prevé castigos con trabajos comunitarios, multas de $10.000 y hasta 30 días de cárcel.

Según fuentes oficiales, desde 2018 se cuentan 248 hechos de robo y vandalismo a establecimientos educativos, con un costo en arreglos por 205 millones de pesos. En lo que va de 2019 ya suman 117, por encima del promedio del año pasado, con consecuencias por alrededor de $ 100 millones.

La propuesta prevé castigos con horas de trabajos comunitarios, multas que rondan los $ 20.700, equivalentes al salario mensual de un policía, y hasta 30 días de prisión.

LF