El Fondo Monetario Internacional ( FMI) estimó que la economía argentina se contraerá 1,2% en 2019 con una inflación del 30,5% con un desempleo de casi diez puntos, a la vez que consideró esencial alcanzar el déficit cero este año «para apuntalar la confianza de los inversionistas y el crecimiento sostenible».


En el informe sobre Perspectivas de la Economía Mundial que presentó en Washington hoy, antes de las reuniones de Primavera del FMI y el Banco Mundial, el organismo mejoró levemente las perspectivas del desempeño de la economía argentina.
En octubre del año pasado había estimado una contracción económica del 1,6 % del Producto Bruto Interno ( PBI), mientras que en el texto publicado hoy redujo la contracción a -1,2%, en tanto que para el 2020 espera que la recesión quede atrás, con un crecimiento del 2,2 por ciento.


Respecto de los precios, el FMI elevó las proyecciones de inflación en 10 puntos y la ubicó en 30,5% para este año, cuando para este mismo período había estimado en octubre una suba de precios del orden 20,2% interanual.


«Las expectativas de inflación continúan siendo elevadas en la medida de que Argentina se ajusta a un nuevo régimen de anclaje bajo un renovado marco monetario», escribió el organismo que dirige Christine Lagarde, que calificó el proceso como «un notable efecto temporario».


En cuanto al nivel de actividad, «se proyecta que la economía de Argentina se contraiga en el primer semestre de 2019 debido a que la demanda interna se desacelera, debido a las políticas más estrictas para reducir los desequilibrios, y volverá a crecer en el segundo semestre del año a medida que se recuperen el ingreso disponible real y la producción agrícola, después de la sequía del año pasado».


Para el FMI, «los salarios nominales más altos y las expectativas de inflación crecientes generarán presiones inflacionarias más persistentes en 2019, respecto de las proyectadas en el WEO de octubre de 2018». En tanto, el desempleo ascendería a 9,9% este año, del 9,2% estimado en 2018.
Asimismo, la entidad espera un déficit de cuenta corriente de 2% para el 2019, que se profundizaría a 2,5% el año próximo.


El FMI advirtió que «los riesgos a la baja para la economía siguen siendo considerables», y que su «materialización podría llevar a un cambio en las preferencias de los inversionistas en contra de de los activos en pesos y presionar la moneda y la cuenta de capital» argentina.


En este contexto, el organismo recomendó «la implementación continua del plan de estabilización en el marco del programa de reforma económica apoyado por el FMI es crucial para apuntalar la confianza de los inversionistas y restaurar el crecimiento sostenible que eleva los estándares de vida de todos los segmentos de la sociedad», por lo cual «cumplir con el objetivo de saldo fiscal primario de cero en 2019 y el 1% del PIB en 2020 es esencial para reducir las necesidades de financiamiento y evitar volver a encender las presiones de liquidez».


«El logro continuo de los objetivos monetarios será crucial para volver a anclar las expectativas de inflación y reconstruir la credibilidad del Banco Central», apuntó el FMI al indicar que se requiere «la reanudación del programa de reformas estructurales» en el país.

Carolina Bisgarra