Lo aseguró Carlos Russo, integrante de la Asamblea por el Agua de Las Heras, Mendoza, quien dialogó con Primera Mañana  sobre la reforma de la Ley 7.722.

El viernes pasado senadores y diputados mendocinos aprobaron por amplia mayoría la modificación de la Ley que limita el uso de sustancias químicas en las explotaciones mineras.

 “La reforma se produjo en tiempo record como algo inédito en la historia legislativa de la Provincia” destacó el integrante de la Asamblea por el Agua, y explicó “esta ley, además de prohibir el uso de sustancias contaminantes, contemplaba que – ante un nuevo proyecto minero- la declaración de impacto ambiental pasara por la Legislatura. De esta manera, no sólo el gobierno de turno evaluaba los posibles daños, sino que era la legislatura quién estudiaba el caso y era parte de la aprobación o no”. “Esto también se eliminó”, lamentó.

“Nos parece un peligro, esto es muy grave, por eso estamos muy movilizados” destacó  Russo y adelantó  que continuarán realizando manifestaciones para exigirle al Gobierno Provincial que dé marcha atrás.  “Es una ley muy nociva para la provincia e inclusive para provincias vecinas, el Agua de Mendoza no se negocia” destacó.

LF