El parate económico en la metalurgia suma nuevos capítulos preocupantes.

De las 22 mil pymes que pose esa actividad el 48% está sin actividad, remarcaron desde las patronales.

Al panorama que describen los empleadores se adosó otra porción de disgusto por los reclamos sindicales.

La queja de los empresarios es que «más allá de lo acordado», la UOM exige el pago del salario completo. Se recordará que las cámaras empresarias y esa unión sindical firmaron acuerdos de poda salarial para «evitar despidos masivos», por 120 días libres de cesantías.

La sintonía con el convenio CGT/ UIA/ Casa Rosada para garantizar el piso salarial del 75% de pago a los trabajadores suspendidos «no se respeta», dicen las pymes.

José Luis Ammaturo titular de Camima (Cámara de la Pequeña y Mediana Industria Metalúrgica Argentina) analizó esa alternativa y el escenario que detonó el parate por el aislamiento social obligatorio.

«Son muy serias consecuencias en la industria. Los costos fijos están pegando fuerte en toda la industria, pero en la metalurgia en particular. Necesitamos respuestas y que la ayuda llegue», según señalan.

No quedó allí la reflexión de Ammaturo ya que consideró que «necesitamos volver a trabajar y que se terminen las presiones sindicales sobre acuerdos ya pautados».

Del esquema progresivo que definió el Gobierno para el retorno de la actividad, parcial, controlado y seguro, bajo normas de la OIT y la OMS existe la certeza de que la mitad de las pymes metalúrgicas ya volvieron a la producción, empero la situación pasó de «angustiante a muy complicada», destacaron tanto el titular como otros integrantes de Camima.

«El parate que sufrimos deja serias consecuencias en la industria. Los costos fijos están pegando fuerte en todo nuestro frente fabril, pero en la metalurgia en particular. Necesitamos respuestas y que la ayuda llegue», reseñó Ammaturo.

Para agregar datos a esa opinión consignó también que sólo el 52% de las pequeñas y medianas empresas metalúrgicas fueron aceptadas para acceder a los programas de ayuda estatal.

«Asumiendo el riesgo de ser reiterativos expresamos la necesidad de que se generen reglas claras, que se alivianen las cargas impositivas y que se actualice el sistema laboral en su conjunto», dijo el titular de Camima.

Dato no menor y postdata es que en la descripción de su escenario y las urgencias las pymes también «describen su realidad» pero se preservan de la puja intensa respecto de «romances de la pandemia», «economía versus vida» y otras variantes de discusión no siempre ligadas al pensamiento crítico.

Rodrigo Gauna