38 trabajadores fueron despedidos por la aguda caída del consumo que afecta la actividad. «Hoy la gente está peleando en las góndolas si le alcanza para comer, entonces todo lo que sean gastos por otro lado se nota mucha retracción», explicó Héctor Goette, presidente de la empresa Sonne, radicada en Merlo, San Luis, al dar a conocer la noticia.

Según Página/12 la empresa tiene «pedidos que son el 30% de lo que registrábamos a esta altura el año pasado. Si sumamos la compra potencial que se puede dar en los próximos meses estimamos que llegaremos a un 65 o 70% del trabajo que teníamos en 2018. Con esa situación tuvimos que ajustar nuestra plantilla con el despido de 38 personas para asegurarle la ocupación a los otros 200”, justificó el empresario.

Sonne es una compañía familiar radicada en el parque industrial de Merlo en 1984, desde donde vende a todo el país las piletas Pelopincho y Tiburonzito y las telas vinílicas Zonda.

El ejecutivo aseguró que es la primera vez desde 2002 que la fábrica tiene que recurrir a un plan de ajuste,mientras que antes de esta situación se mantuvo trabajando casi a tope con su capacidad instalada.

“Hoy no tenemos el apoyo de los bancos. Todo lo que hacemos es con financiamiento propio. Si tengo que pedirle prestado al Banco Nación me cobran un 90% de interés que después es imposible trasladar a los consumidores.Tenemos condicionamientos de todos los colores”, agregó Goette en conferencia de prensa.

Melisa Delgado Niglia