Lo reveló la titular del organismo Luana Volnovich tras realizar una auditoría y adelantó que la provisión de estos insumos «se normalizará».

«Esto demuestra que hubo una gran desidia durante la gestión anterior y que no se cuidó a los afiliados. Hay miles de cajas que no se entregaban y que costaban entre 3 mil y 4 mil pesos y también descubrimos reintegros que no llegaban», señaló Volnovich.

La funcionaria formuló estas declaraciones en un depósito de la empresa Correo Argentino, ubicado en la localidad de Tortuguitas, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas, donde fueron llevadas 10 mil de estas bolsas que se utilizan para colectar deposiciones tras la realización de prácticas quirúrgicas como las colostomías, ileostomías y urostomías.

La auditoría que llevó a cabo el organismo detectó que hasta el momento, se encontraron 30 mil de estas cajas, y que en las próximas horas la cifra podría llegar a las 37 mil, y que el resto podría haberse perdido.

Estos materiales estaban guardados en depósitos de diversas empresas y desde hace más de un año, cerca de 8.600 afiliados del PAMI tenían problemas para acceder a ellos, y en octubre, el organismo dejó de entregarlas a los beneficiarios de esta obra social.

En las cajas hay material vencido y próximo a dejar de ser utilizable, por lo que desde el organismo quieren «acelerar la entrega de estas cajas cuanto antes».

Por eso, la primera tarea fue relevar dónde estaban estos insumos, reunirlos en depósitos y centros de distribución del Correo como este y otros que están en distintos puntos del país y comenzar la distribución de manera urgente», precisaron desde el PAMI.

Cada una de estas cajas contiene entre 30 y 10 bolsas para ostomías, y tienen un valor que oscila entre los 3 mil y los 4 mil pesos, de acuerdo a lo detallado desde el organismo.

Se trata de materiales importados o materiales de producción nacional, y los funcionarios a cargo de la auditoría detallaron que en muchos casos, «los remitos no concuerdan con el contenido de las cajas».

Además de los problemas en las entregas, lo que también se verificaban eran dificultades para realizar los reintegros a los afiliados, quienes ante la carencia del insumo, terminaban pagando de su bolsillo las cajas, pero tampoco obtenían el rembolso.

LF