Según un reciente informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), durante el primer trimestre del año se registraron 292 concursos y quiebras empresarias, lo que implica un aumento del 16% respecto del mismo período de 2018.

El aumento de los costos productivos, el tarifazo, los incrementos impositivos, la apertura indiscriminada de importaciones, la inflación desatada y las consecuentes pérdida de poder adquisitivo de los salario y caída del consumo configuran un escenario fatal para buena parte de las empresas argentinas.

Durante el primer trimestre de 2019 se registraron 292 concursos o quiebras, lo que implica un promedio de cinco empresas con problemas por cada día hábil. De ese total, un 53% se concentró en la Ciudad de Buenos Aires, un 24% en Provincia de Buenos Aires y un 23% en Córdoba.

En Capital el 74% de los casos de quebrantos o concursos corresponde a personas jurídicas, mientras que en Córdoba y Buenos Aires la cifra se invierte, predominando las personas humanas.

Según el informe, “el aumento de los concursos preventivos de acreedores representa un indicador de la marcha de la economía, ya que cuando se le decreta el concurso a una empresa la misma ya no tiene la posibilidad de hacer frente a todas las obligaciones, con el consiguiente aumento de riesgo en el corte de la cadena de pagos”.

En cuanto a los concursos de acreedores, es Córdoba la que experimenta el mayor aumento interanual, con una suba de 200%, seguida por Buenos Aires (65%) y Ciudad de Buenos Aires (25%). De conjunto, se registraron 71% más casos que en el mismo trimestre de 2018 y 155% más que en los primeros tres meses de 2016.

Los sectores más golpeados por los concursos de acreedores fueron el de Servicios (62 casos en 2019 y 168 desde 2016), Comercio (23 y 55), e Industria (20 y 47). También en las quiebras, el sector Servicios fue el más afectado con 73 casos, seguido por 39 para Industria y 28 para Comercio.

Agenhoy