Convencidos de que representan la fuerza con posibilidades de destronar a Mauricio Macri a partir del 10 de diciembre, diferentes dirigentes del peronismo mantuvieron un encuentro con figuras del Departamento de Estado y Wall Street de los Estados Unidos. Qué dijeron y qué remarcaron.

A poco de las elecciones y a la posibilidad de un nuevo gobierno en la Argentina en caso de que las elecciones sean adversas al oficialismo, el Departamento de Estado de los Estados Unidos y miembros de Wall Street recibieron a una delegación de dirigentes peronistas, quienes intentaron transmitir “confianza”.

En el breve encuentro, ventilaron el plan de gobierno que aplicaría su gobierno y además, remarcaron qué tipo de políticas no estarían dispuesto a sacrificar.

Desde la oposición, lo tomaron como “un acercamiento a consultas e inicio de diálogo, con la fuerza política opositora con mayores chances de ser gobierno en nuestro país”, aunque desnudó que la dirigente política del país sigue mirando hacia el norte.

La delegación fue recibida por las máximas autoridades globales para América Latina y el Caribe del Citibank en su casa matriz de Wall Street en Nueva York. La comitiva peronista se focalizó en el análisis de “la frágil situación política, social, económica y financiera que atraviesa la Argentina y en la mirada y experiencia del Peronismo para superar esta grave crisis”.

Uno de los intendentes que viajó hacia el país del norte, explicó que “estos espacios de diálogo abren canales importantes de entendimiento y cooperación para el futuro de la Argentina”.

“La falta de credibilidad de este gobierno y los contundentes datos económicos negativos de la Argentina, han hecho necesario que el peronismo asuma nuevas responsabilidades para salir de este laberinto con el liderazgo de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner. El fracaso de la gestión de Cambiemos es inocultable dentro y fuera de la Argentina”, agregó el mandatario.

Fuente: Infocielo

AgenHoy Digital