La Cámara de Diputados aprobó hoy en general por 222 votos el proyecto impulsado por la oposición, que prorroga hasta el 31 de diciembre de 2022 la emergencia alimentaria y establece un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondiente a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición.

Al abrir la sesión especial, que se inició a las 12:14 con la presencia de 135 diputados, el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, aclaró que se acordó con los presidentes de los diferentes bloques que el plenario sea “lo más breve posible dada la sensibilidad del tema” y anunció que “hablará sólo un diputado por bloque, 5 minutos, en tanto que las cuestiones de privilegio se hagan las que contemplen situaciones especiales”.

El primer orador fue el diputado nacional de Red por Argentina, Daniel Arroyo, quien sostuvo que el proyecto “puede ayudar a ponerle un piso a la caída social” y afirmó que “es evidente que hay emergencia, hay un problema de hambre, mal nutrición, más gente en los comedores: está claro que no es lo mismo comer que no comer”.

Desde Cambiemos, en tanto, el diputado nacional de la Coalición Cívica, Héctor ‘Toty’ Flores, fundador de la Cooperativa La Juanita, dijo que si bien “no coincidimos con la magnitud de la situación que estamos viviendo, hemos decidido acompañar el proyecto porque es necesario acompañar a la gente que está sufriendo”.

El proyecto, que reúne una decena de iniciativas impulsadas por diferentes bloques de la oposición, plantea la prórroga hasta el 31 de diciembre del año 2022 de la Emergencia Alimentaria Nacional, además de impulsar la creación del Programa de Alimentación y Nutrición Nacional.

Además, se establece “un incremento de emergencia como mínimo del 50% de las partidas presupuestarias vigentes del corriente año correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición”.

También faculta al jefe de Gabinete a que, durante la vigencia de la emergencia alimentaria, actualice trimestralmente estas partidas presupuestarias, tomando como “referencias mínimas” el aumento de la variación porcentual del rubro ‘’alimentos y bebidas no alcohólicas’’ del IPC y la variación de la canasta básica alimentaria según el INDEC.

Casi el 40% de los niños recibe ayuda alimentaria en GBA, según la UCA

Uno de cada tres niños que vive en el Conurbano no accede a agua potable ni tiene una alimentación “que brinde los nutrientes indispensables para su desarrollo”, según un informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) y la Defensoría del Pueblo bonaerense.

La “inseguridad alimentaria severa” experimentó un “fuerte incremento” en el último periodo interanual (2017-2018), tanto “para el total a nivel país urbano como en el Conurbano”, detallaron.

“Si la inseguridad alimentaria total es del 35,8% en el tercer trimestre de 2018 en Gran Buenos Aires (GBA), el 17,4% sufre inseguridad alimentaria severa”, puntualizaron.

En cuanto a la “asistencia alimentaria directa y gratuita”, afirmaron que “es mayor en GBA que en el promedio del país”, mientras que los principales beneficiarios son los niños en edad de escolarización primaria.

La cobertura alimentaria gratuita es mayor en el GBA que a nivel país: el 39% de los niños, niñas y adolescentes que viven allí reciben algún tipo de ayuda alimentaria gratuita mientras que a nivel país el porcentaje es de 34,4%.

“La falta de acceso a una nutrición elemental es tal vez el mayor problema que enfrenta la sociedad y la gran deuda del sistema político, que no pudo generar mecanismos que eliminen esta problemática”, completó el Defensor del Pueblo Guido Lorenzino.

Melisa Delgado Niglia