Un conductor fue detenido luego de que el automóvil en el que circulaba por la Avenida General Paz tenía una patente que no correspondía y además presentaba pedido de secuestro por robo.

El hallazgo se produjo gracias a que fue identificado por los lectores de patentes y a la rápida intervención de los efectivos policiales en el marco del programa de seguridad «Anillo Digital».

Uno de los pórticos detectores de patentes colocados en la traza de la avenida General Paz registró el paso de un vehículo que circulaba con una chapa patente colocada, que no coincidía con la base de datos.

Activadas las alarmas, se chequeó a través de fotografías capturadas por los lectores de patentes del «Anillo Digital» que dos rodados de igual marca, pero diferentes características, habían sido registrados circulando en distintos puntos de la Ciudad con el mismo dominio.

En las fotografías se mostraban con la misma patente, a un taxi circulando por la avenida Cabildo y otro auto particular, de igual marca y modelo, transitando por la avenida General Paz.

De esta manera, se activó el protocolo utilizado para estos casos y, a través del sistema de geolocalización, se realizó un seguimiento en tiempo real del rodado.

Identificado el auto, los efectivos de la Policía de la Ciudad lo interceptaron en el cruce de las avenidas General Paz y San Martín, sentido al Riachuelo.

Realizadas las consultas de antecedentes por medio del sistema policial el operador señaló que el conductor no poseía impedimentos, pero al ser chequeadas las numeraciones de chasis y de motor resultó ser que correspondían a otro dominio, el cual además registraba un pedido de secuestro por robo, a solicitud de la Justicia de la ciudad de La Plata.

Entablada comunicación con el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal número 4, a cargo de Ariel Lijo, se ordenó la inmediata detención del conductor del automóvil bajo los cargos de «Falsificación de Documento Público y Encubrimiento» y su posterior traslado a dependencias de la comisaría vecinal 12A de la Policía de la Ciudad.

LF