El Concejo Deliberante de Morón rechazó la última rendición de cuentas del ex intendente de Cambiemos, Ramiro Tagliaferro y destapó una donde salieron a la luz grandes negociados.

«Encontramos empresas fantasma proveedoras del Estado y deudas por más de 1400 millones de pesos, entre las que se encuentra el caso de la recolección de residuos», aseguró a PáginaI12 la jefa del bloque del Frente de Todos, Paula Majdansky, detallando algunas de las irregularidades que encontraron en el último ejercicio de la administración de Cambiemos. «Vamos a ir a la Justicia en cuanto el Tribunal de Cuentas se expida. Hay sobrefacturación y empresas fantasma», recalcó el secretario de Gobierno del municipio, Diego Spina.

«Descubrimos muchas empresas que aparecen como proveedoras del Estado que no tienen declarado ningún empleado. Entendemos que son empresas fantasma de amigos del ex intendente», afirmó a este diario Majdansky luego de que el Concejo Deliberante de Morón rechazara la rendición de cuentas del último año de la gestión que encabezó el macrista Tagliaferro entre 2015 y 2019.

«Con respecto a las deudas vemos un patrón, porque las fechas en las que se dejó de abonar coinciden con las fechas posteriores a las elecciones primarias (PASO). Vemos que hubo una intencionalidad y complicidad pensando que iban a poder dar vuelta el resultado y todo concluyó en una gran deuda para los vecinos de Morón», destacó la edil del FdT.

El Concejo de Morón sesionó el viernes respetando los protocolos sanitarios por la pandemia de coronavirus. La sede fue el Teatro Municipal Gregorio de Laferrere para garantizar el distanciamiento social obligatorio. Los concejales que responden a Juntos por al Cambio resolvieron no asistir.

Como cada año, los intendentes deben presentar un balance de gestión para someterlo a la opinión del Concejo Deliberante. «Es el primer año que podemos revisar bien las cuentas. Los años anteriores nos daban solo dos horas para verificar gastos y empresas», denunció la concejal del FdT.

Los legisladores municipales encontraron «la contratación a empresas fantasma o sin empleados, el pago de cuantiosos recursos a compañías sin trayectoria, cuyos titulares tienen vínculos directos con funcionarios de Tagliaferro, la compra de mercadería, equipos o insumos hospitalarios que nunca llegaron al destino previsto y la asignación de voluminosas pautas publicitarias a portales de internet inexistentes, entre muchas otras malversaciones escandalosas del erario municipal», informó la municipalidad en un comunicado. «De los 5 mil millones de pesos de gasto, 1400 son deudas que dejó el intendente de Cambiemos», explicó Spina, titular de la cartera de Gobierno del municipio que encabeza Lucas Ghi.

«Encontramos una deuda de quince semanas con la emprera Urbaser, que equivale a 600 millones de pesos», señaló Spina apuntando a una de las deudas más abultadas que dejó Tagliaferro. Uno de los puntos que generó indignación en el bloque del FdT fue la compra «de 21.459 medicamentos e insumos a la empresa DNM Farma SA», que estaban destinados al Hospital Municipal Ostaciana Lavignolle. Pero la compra «no se entregó en el nosocomio –como se establecía en la licitación–, sino en un domicilio del centro de Morón». 

LF