Ante una multitud estimadaen más de 12 mil personas, la  candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, retomó este sábado la campaña con un acto de presentación de su libro «Sinceramente» en la ciudad de La Plata.

Todo esto se dio,  en medio de la tensión financiera y el cruce de acusaciones entre el oficialismo y su compañero de fórmula, Alberto Fernández. En ese escenario, acompañada de los candidatos a gobernador y vice de Buenos Aires, Axel Kicillof y Verónica Magario, Cristina tuvo palabras duras contra el presidente Mauricio Macri, aunque sin nombrarlo: dijo que, más que «de mal presidente», es «de mal ser humano» tomar medidas contra la sociedad después de una derrota en las urnas, con lo que acusó al Gobierno de provocar deliberadamente la escalada de la crisis.

«Lo que está pasando es resultado de las políticas que llevó a cabo este gobierno desde el 10 de diciembre de 2015; incluso quizá nosotros no hubiésemos ganado las elecciones si ellos hubieran hecho bien las cosas», dijo Cristina y comparó la situación actual con la derrota del kirchnerimo en 2009.

«No se nos ocurrió decir ‘ah, ¿votaste a fulanito? Ahora vas a ver: te voy a subir el dólar, te voy a hacer tal cosa, te voy a hacer tal otra…’. No, eso no se hace, esas cosas no se le hacen a la sociedad. No es de buen ser humano. Va más allá de mal dirigente o mal presidente, es de mal ser humano».

La candidata evaluó que, aunque «con cosas por corregir y por mejorar», había dejado en 2015 «un país encaminado» y «en una situación inmejorable» en materia de endeudamiento.

En ese sentido, dijo que ahora, tres años y medio después, «está todo infinitamente peor» y la situación es «inmanejable». Y se quejó: «Que las autoridades nos digan que lo que está pasando es por los populistas que vienen… un poco de decoro cuando se habla, por favor», le reclamó la ex presidenta al Gobierno desde el estrado montado en la Facultad de Periodismo de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), donde confesó que esperaba un trinfo del Frente de Todos en las PASO, pero «no por la diferencia de votos que lo hicimos».

Mirando hacia adelante, la ex mandataria consideró «inevitable» que «todos los actores se sienten a discutir en serio para armar un modelo de sociedad que necesariamente tiene que ser de perfil industrial y de ciencia y tecnología. Estamos ante una oportunidad histórica de hacerlo».

Cristina confirmó, además, su decisión de mantenerse en un segundo plano. «Yo, ya está», dijo. «Ahora vienen las nuevas generaciones».»Yo durante ocho años fui a la Bolsa de Comercio, nos pedían que elimináramos las restricciones al mercado de capitales porque querían convertirse en mercado emergente.

Bueno, Macri les hizo caso, eliminó esas restricciones y convirtió Argentina en mercado emergente. Desde el campo le pedían que eliminara las retenciones y lo concedió. Permitió la libre importación de lo que se te ocurra, reclamos que nos hicieron a nosotros durante 12 años y no accedimos.

Yo no es que estoy en contra de que los sectores económicos demanden lo que les convenga, pero uno como Gobierno tiene que tener un equilibrio.

Este Gobierno accedió a todas las demandas de los sectores empresarios. Fue un Gobierno empresario. Es natural que el que está acostumbrado a hacer dinero quiera hacer más dinero», insistió.Además, se refirió a la conformación del Frente de Todos como coalición para competir en las elecciones y sostuvo: “Si soy candidata a vicepresidenta no es porque quiera ser candidata a vicepresidenta. Lo hice porque quiero ayudar a conformar una nueva mayoría en la Argentina y eso te da una nueva mirada”.

“Intentemos en serio tener un proyecto de país que sea perdurable y viable fundamentalmente”, concluyó.La ex Presidente retornó al país en la madrugada del viernes, después de haber acompañado ocho días a su hija Florencia Kirchner, quien se encuentra en La Habana, Cuba recibiendo tratamiento médico por una obstrucción linfática. Respecto de su hija, contó que «lo de Florencia fue una cosa muy dura. Es una cosa muy dura para mí. No está tampoco él, que era su padre, y yo me siento responsable».

Poco después del mediodía, los espectadores empezaron a acercarse a la Facultad de Periodismo, cuyos alrededores estaban repletos de puestos de venta de merchandising, ropa y comida.

Entre otras cosas, los asistentes pudieron comprarse remeras con frases como «María Eugenia Virtual», «Yo caí en la escuela pública», «Ella le gana» y «La patria es el otro». También hay muñecos de Néstor y Cristina Kirchner, de madres y abuelas de Plaza de Mayo, postales, banderas y otro tipo de productos.

Jorge Joury