Los representantes de la industria y los gremios alcanzaron un acuerdo, después de dos semanas de negociaciones, principalmente por la resistencia empresaria ante la recesión y la caída de las ventas.

El decreto presidencial que se publicará hoy establece «una recomposición salarial obligatoria», pero será con carácter no remunerativo y a cuenta de las próximas revisiones paritarias de cada sector.

CAME trata que se pueda pagar en hasta cinco cuotas para aliviar a las pymes. El Gobierno ya había otorgado el bono por la misma cifra para los empleados estatales.

Agenhoy