El Pentágono reconoció que asesinó a Qasem Soleimani, general de la Fueza Quds de los Guardianes de la Revolución de Irán, y al vicepresidente de las milicias chiíes iraquíes Multitud Popular, Abu Mahdi al Mohandes, en un bombardeo con drones cerca del aeropuerto de Bagdad. «Lo que pueda suceder es imprevisible».

El analista político, afirmó en la 97.7 que es una de las cosas «más delicadas que podían haber pasado para un comienzo de año», y explicó que ya había una pequeña escalada del conflicto porque en un ataque de milicias Hezbolah había muerto un contratista. «Los contratistas son ex soldados norteamericanos que se convirtieron en mercenarios luego de la invasión a Irak».

En este sentido, Anguita recordó que Sadam Husien era sunita, una visión de la religión musulmana distinta a la shiíta que es la de Irán. «Cuando muere Husein a manos de una ejecución norteamericana, lo que sucedió en Irak durante la intervención ilegal, fue que EE UU prefirió sacarse de encima a los sunitas y aliarse a los chiitas, que hoy son sus principales enemigos».

Anguita explicó que a la madrugada en un ataque de drones teledirigidos de EE UU, asesinaron al jefe militar de Irán, Qasem Soleimani y «con este hecho, el conflicto que viene en tensión desde hace 5 años, se espiraliza».

Respecto de las consecuencias que genera esto a nivel mundial, el analista opinó que el efecto inmediato es que aumentó el petróleo entre un 2 y un 3 %. «Que puede pasar de acá en adelante es imprevisible. Los diarios de Europa y Estados Unidos ya hablan del temor de una escalada, y los políticos llaman a frenarla».

¿Y en el caso de Argentina?

Anguita expresó que el tema petróleo está en el tope de la agenda pero consideró que por ahora estamos alejados del impacto.

Agenhoy