Se trata de un kit molecular que permite detectar en 60 minutos a los infectados.

El virus ya mató a más de mil personas y afectó a 43 mil, entre ellos un argentino en Japón que no volverá al país hasta que tenga el alta.

La investigación fue realizada por Franco Goytía, que se encuentra residiendo en Estados Unidos junto a tres investigadores pertenecientes al equipo del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Carla Giménez, Federico Pereyra Bonnet y Lucía Curti.

Goytía explicó como funcionaban los kits que crearon: «la detección se hace a través de nuestro dispositivo más reciente: una tirita tipo Evatest que podemos configurar para detectar cualquier enfermedad infecciosa o mutación genética. Nosotros buscamos cuál es la secuencia del coronavirus y, a partir de eso, en una semana, lo sintetizamos y produjimos el test validado para esta enfermedad».

«La tirita se le pone una muestra que, dependiendo de cada target, puede ser un hisopado nasal, orina o sangre. En este caso, lo aconsejable, por la concentración del virus, es un hisopado. En menos de 30 minutos la tirita muestra si da positivo, con una rayita negra, o negativo si no marca nada», añadió el científico.

Fiorela Biondi