El aislamiento impuesto por el gobierno impacta en todos los frentes.

Por ejemplo, la venta en las panaderías en Argentina cayó hasta 50%, con un promedio que oscila entre el 30% y 40%, y comenzó un proceso de suspensiones de personal a la espera de medidas oficiales de ayuda económica.

El presidente de la Federación Argentina de la Industria del Pan y Afines (Faipa), Miguel Di Betta, confirmó que «desde que se inició la cuarentena, las ventas se derrumbaron entre 30% y 40% porque la gente no sale y tenemos la competencia de los supermercados».

El directivo señaló que las compras se limitaron ostensiblemente por menor circulación de la población y «en muchos casos, eligen comprar en supermercados y no en las panaderías porque también buscan otros productos».

Di Betta agregó que «se ha empezado a suspender gente» y dejó en claro que «se esperan medidas de ayuda económica para poder seguir funcionando».

El titular de la federación mendocina, Cristian Di Betta, puntualizó que las ventas bajaron 35% desde el pasado viernes.

Si bien de acuerdo con un relevamiento informal de Faipa la mayoría de los distritos bajó las operaciones en esos niveles, el vicepresidente de la Federación Panaderil de la provincia de Buenos Aires, Emilio Majori, señaló que «la baja llega al 50% en varios puntos de la provincia».

Otro eje que no colabora con la facturación de estos negocios es que hay provincias donde los horarios se encuentran más reducidos (Mendoza, de 10 a 18) y jurisdicciones donde el trabajo se realiza de 7 a 20.

Los industriales ya se han comunicado con el gremio para advertir esta coyuntura: «no vamos a tener dinero para pagar quincenas, es gravísimo», afirmó Majori.

En medio de esta situación, los empresarios panaderos de Rosario ofrecieron instalaciones al gobierno santafesino para la atención de posibles enfermos de coronavirus y a contramano de su escasa rentabilidad, donarán dinero para equipamiento hospitalario, según aseguró Gerardo Di Cosco, titular de la cámara en esa ciudad.

Tanto desde el segmento comercial de las panaderías como en los propios supermercados aseveran que lo que está creciendo considerablemente es el canal online.

«La venta online de los supermercados creció muchísimo», agregaron fuentes del retail.

Por su parte, la Federación Argentina de Trabajadores de Aguas Gaseosas y Afines (Fataga), junto a la Confederación de Asociaciones Sindicales de Industria de la Alimentación (Casia), entidades que nuclean a 1.800.000 trabajadores, aseguraron que «se mantiene activa la producción industrial de alimentos y bebidas, y está garantizado el abastecimiento habitual en cada rincón del país».

Rodrigo Gauna