Según un relevamiento realizado por el equipo técnico de la Defensoría del Pueblo bonaerense, da cuenta de que casi la mitad de los productos “esenciales” acordados en el esquema de precios congelados no se encontraba disponible en la Provincia. “De los 2688 productos relevados, encontramos que el 49 por ciento directamente no se encontraba en las góndolas y, en muchos casos, solo había unos pocos artículos presentes.

Siendo repetitiva la situación de falta de stock en la Leche La Martona, Fideos Regio, Aceite, Yerba Romance, Azúcar Domino y Yogures”, detalla el informe de la entidad que conduce Guido Lorenzino.

El Gobierno anunció un congelamiento de precios de 64 productos por 180 días, hasta las elecciones presidenciales de octubre, y de cortes de carne en sólo cinco bocas de expendio. “Es evidente que la implementación de este conjunto de iniciativas, desacreditadas en el pasado por las propias autoridades, descansa en la imposibilidad del gobierno de dejar atrás la crisis iniciada hace ya doce meses.

Por otro lado, el escaso convencimiento de las propias autoridades respecto de estas medidas no convencionales hizo que su alcance y efectividad sea puesta en duda casi inmediatamente después de su anuncio”, define un informe del Instituto de Trabajo y Economía de Fundación Germán Abdala.

Desde que se anunció se sumaron también muchas críticas por la composición de la canasta. Los productos apenas cubren el 46 por ciento de la Canasta Básica Alimentaria y representan el 8,9 por ciento del gasto total de un hogar, de acuerdo con la Encuesta de Gasto del INDEC. En tanto, al momento del anuncio, un 10 por ciento de la lista se encuentra aún en producción o estará disponible más adelante.

Pero el programa se puso operativo el lunes pasado. Desde entonces hasta este viernes de la semana anterior, la Defensoría del Pueblo realizó recorridas en los híper y supermercados firmantes del Acuerdo (Carrefour, Coto, Día, VEA, Wal-Mart, Changomas, Toledo, Cooperativa Obrera, Aida, La Anónima, Disco, El Nene) en las localidades de Arrecifes, Junín, Tandil, Olavarría, Tres de Febrero, Miramar, Chivilcoy, Lincoln, Bragado, San Pedro, Necochea, Chacabuco, Almirante Brown, Bahía Blanca, Pigüé, Bolívar, Coronel Suarez, Balcarce, Mar del Plata, Ituzaingó, Zarate, Saladillo, San Nicolás, Pergamino, La Plata, Ensenada, Mercedes, Lomas de Zamora, Tigre y Berazategui.

La entidad releva bajo tres criterios: disponibilidad del producto, que el precio sea el correcto –algo que suele cumplirse—y que esté a la vista del público.

“Por ejemplo, en la ciudad de Necochea de las nueve variedades de yogures ninguna estaba presente y en la Cooperativa Obrera de Bahía Blanca sólo había 28 de los 64 productos de la lista. Siendo el caso de peor cumplimiento el Carrefour de San Nicolás porque casi no existían artículos del programa”, explicaron a Diagonales fuentes del organismo. Respecto de la “identificación”, 1801 artículos de la muestra no estaban correctamente señalizados como Precios Esenciales, lo que equivale a decir que el 67 por ciento no tenía la señalética diseñada por el Gobierno y que los empresarios se comprometieron a garantizar.

“Por citar otro ejemplo, en el supermercado DIA de Mercedes ningún producto tenia colocada la identificación correspondiente”, señalaron. Otro caso: sólo en tres hipermercados se difundía el número 0800-6661518, perteneciente a la Secretaria de Comercio, mediante el cual los consumidores pueden denunciar irregularidades en programa.

En cuanto a la visibilidad de los productos –se toma en cuenta el ancho de góndola destinado y la altura a la que el producto fue colocado—, debiendo estar a la vista de cualquier consumidor, “encontramos que alrededor del 42 por ciento no estaba claramente visible”. “En el Changomas de Tigre solo 20 productos de la lista estaban claramente visibles para los consumidores. Y en LA ANONIMA de Chacabuco solo eran 16 los que se podían ubicar”, detallaron desde la Defensoría.

La gobernadora María Eugenia Vidal había anunciado también, en sintonía con la administración nacional, un paquete de medidas, entre las que se encuentra la Ley de Góndolas, que la semana pasada giró al Parlamento bonaerense.

El proyecto busca promover la competencia mediante la obligación de que comercios que ofrezcan alimentos, bebidas, productos de higiene personal y artículos de limpieza del hogar adopten e implementen un código de buenas prácticas con sus proveedores.

Entre los puntos principales, se establece la cantidad de proveedores por góndola, tope a la presencia de una marca y un mínimo de espacio para productos elaborados por pequeñas y medianas empresas. El problema, como sugieren asociaciones de consumidores, es hacer cumplir estos puntos.

Hasta el momento no se está logrando que se cumpla el acuerdo entre el gobierno y empresas alimenticias para congelar precios de 64 productos de almacén hasta octubre y que haya abastecimiento.

“Si se sigue en el camino actual, en que el Gobierno permite la permanente violación del acuerdo voluntario firmado entre las partes, el cambio permanente de las reglas del juego, el programa Precios Esenciales al igual que Precios Cuidados seguirá siendo una cuestión más de marketing en la coyuntura electoral, pero transformándose en una muestra cabal del interés del gobierno por defender las ganancias de los empresarios y no los derechos de los consumidores”, señala el informe que fue coordinado por Henry Stegmayer, del Área Consumidores de la Secretaría Unidad Defensor y ex diputado provincial.

Carolina Bisgarra