La diputada nacional de Cambiemos Elisa Carrió presentó hoy un proyecto de ley para aplicar el cupo femenino en las vacantes que se produzcan en la Corte Suprema de Justicia y en los demás tribunales colegiados nacionales y federales.

La iniciativa fija en cinco la cantidad de miembros de la Corte Suprema, y establece un cupo mínimo de dos integrantes mujeres.

A su vez, la norma propone un cupo mínimo de un tercio de mujeres en la integración de los siguientes tribunales: la Cámara Federal de Casación Penal, la Cámara Nacional de Casación Penal, los tribunales federales de juicio y la Cámara Federal de Apelaciones en lo Penal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, los tribunales nacionales de juicio y la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Penal, y los tribunales federales de juicio en lo penal económico y la Cámara Federal en lo Penal Económico.

Este sistema de integración también se aplicará para las cámaras nacionales de apelaciones en lo civil y comercial federal, en lo contencioso administrativo federal y federal de la seguridad social de la Capital Federal; así como para las cámaras nacionales de apelaciones en lo civil, en lo comercial y del trabajo de la Capital Federal.

El proyecto de la líder de la Coalición Cívica se inspira en la aprobación a fines del 2017 de la «Ley de Paridad de Género en Ámbitos de Representación Política» y sostiene, en sus fundamentos, que «si bien la situación de las mujeres ha avanzado considerablemente en algunos aspectos importantes durante las últimas décadas, estos progresos no han sido suficientes para garantizar la igualdad de derechos, oportunidades y de trato».

El texto hace hincapié en que «todavía persiste la discriminación contra las mujeres en las esferas civiles, políticas, educativas, laborales, económicas, sociales y culturales», y destaca que «el Poder Judicial no es la excepción».

En este sentido, para Carrió «resulta imprescindible avanzar con normas específicas respecto de la integración del Poder Judicial, sobre todo respecto de los cargos de mayor jerarquía».

«La perspectiva de género que las mujeres juezas puedan imprimir en la resolución de cada caso, al integrar los tribunales superiores de nuestra justicia, sin dudas colaborará a lograr progresivamente, la igualdad de género en todos los ámbitos referidos», resalta el proyecto.

En añadidura, el texto sostiene que la iniciativa viene a aportar «una solución progresiva a la palmaria discriminación que aún hoy existe respecto de las mujeres de nuestro país que concursan para ejercer la magistratura, sobre todo para los cargos de mayor rango, lo que es fiel reflejo de la problemática denominada ´techo de cristal´».

LF