En medio del aislamiento y la retracción del gasto, luego de que en marzo el consumo masivo tuviera un aumento importante, tanto los hipermercados como las cadenas provinciales de supermercados bajaron fuertemente sus ventas en la primer quincena de abril, no así los almacenes de cercanía que subieron un 40%.

Fuentes de cadenas nucleadas en la Asociación de Supermercados Unidos (ASU) adelantaron: «Tenemos realidades muy distintas, con un consumo que sube en artículos de almacén, perfumería y limpieza, pero en el promedio está en baja. Tomando el volumen de unidades y facturación, hay baja de consumo por menor frecuencia de compra, y una combinación de otros factores».

En esta dirección, las fuentes de los hipermercados dejaron en claro que «hay una combinación en las compras, de canales de cercanía y canal moderno, lo cual nos juega en contra». Casi todos los estudios privados indican que la imposibilidad de circular por las ciudades favorece al comercio de barrio claramente por encima de las grandes superficies.

El presidente de la cámara que nuclea a los supermercados de Rosario, Sergio López, afirmó que «las ventas en los supermercados provinciales son peores que en marzo, y mejores que en febrero, aunque el panorama tiende a complicarse por la reducción de ingresos de la población».

El aislamiento social preventivo y obligatorio provocó un derrumbe en las ventas de las grandes cadenas de hipermercados de entre 15% y 20% desde el pasado 20 de marzo y hasta el 31 de ese mes, al tiempo que los almacenes y comercios de barrio subieron entre 30% y 40% sus operaciones.

«La gente está viniendo mucho menos y a eso se suman los límites a los accesos que se pusieron para el ingreso de las personas a las superficies», sostuvieron desde los hipermercados. Por su parte, el titular de la Confederación General Almacenera, Fernando Savore, reseñó que «desde el inicio de la cuarentena las ventas promediaron una suba de entre 30% y 40%, aunque la situación ahora está más tranquila».

Para que aumentaran las ventas en los almacenes, incidieron las operaciones vía WhatsApp como el plan lanzado recientemente y que se denomina Ventas Pactadas, cuyo crecimiento en marzo fue del 400% respecto de un ventas online previas.

Marzo fue un mes que tuvo tres tendencias diferentes. Una primera semana «normal» esperable; la segunda y la tercer semana, con tendencia positiva muy significativa no vista en, al menos, los últimos diez años, y una cuarta semana tendiente a la baja, según la consultora Scentia.

Los aspectos más relevantes fueron: fuerte stockeo; caída de transacciones (menor frecuencia de compra); tickets muy superiores a la media en valores y unidades, y últimos días de marzo con volúmenes en baja. Si bien podía medirse la «temperatura» de lo que estaba sucediendo en supermercados, el canal Autoservicios Independientes también tuvo un resultado extraordinario.

En resumen, marzo resultó ser un mes muy positivo: 16,2% de crecimiento en volumen contra marzo de 2019, compuesto por suba de 12% en supermercados y 19% en autoservicios.

LF