Ribeiro vendió la mitad respecto del año pasado y están en riesgo los puestos de trabajo de cerca de 1500 empleados.

Según informó Bae Negocios, Ribeiro tiene una caída en ventas del último año de un 51 por ciento, situación que provoca una pérdida anual de más de 1.300 millones de pesos.

«La crisis impacta en todos los sectores y se siente con lo rezagado que está el consumo desde el último año», comentó uno de los dueño de la cadena, Manuel Ribeiro.

Por su parte, los empleados denunciaron pagos escalonados y hay incertidumbre sobre el futuro laboral de la cadena de electrodomésticos, que tiene 85 sucursales repartidas por el país.

Agenhoy