Lejos de aflojar, Sergio Berni volvió a tensar la cuerda en su pelea con la ministra nacional de Seguridad, Sabina Frederic. Tras la reunión del martes con Axel Kicillof para bajar la tensión, el ministro bonaerense ahora trató de «aficionada» a su par nacional y dinamitó las posibilidades de una tregua.

«No hay ningún tipo de rivalidad ni de especulación», declaró el ministro de Seguridad bonaerense, pero lo que parecía distensión enseguida cambió de tono. «Simplemente aquellos que venimos de una rama profesional sabemos que la diferencia entre el profesional y el aficionado es el método», agregó en referencia a Frederic.

«El método policial tiene una doctrina y una metodología y hay que cumplirla. Para eso es necesario una coordinación, que no es un invento», insistió.

Al ser consultado sobre en qué lugar ubicaba a Frederic, Berni dijo que no es quién «para calificar a nadie».

A su vez, fue contundente: «Yo soy un profesional y trabajo con método».

Berni también dijo que su objetivo era «simplemente coordinar y saber qué son, dónde están y qué hacen» los efectivos de las fuerzas federales desplegados en la Provincia. «Cuando dos fuerzas no coordinan, lejos de contribuir, generan un vacío. Se coordinan o es muy perjudicial.

Coordinamos o que no trabajen. Es así de simple, no hay mucho secreto. Esto no tiene que ver con una pelea», señaló.

«Lamentablemente no sé por qué se llevó a perder dos meses en una provincia que tiene 1.400 asesinatos por año, cada día que pasa es un día sin respuesta. Pedimos que se coordine, no sólo por curiosidad sino por necesidad», completó.

El cruce con Frederic ya le había costado a Berni el enojo de Alberto Fernández, que incluso pidió su renuncia. La tensión pareció saldada tras el encuentro de ayer entre el Presidente y Axel Kicillof y la posterior reunión del gobernador con los ministros de Seguridad.

Pero Berni volvió a desafiar a Alberto afirmando que «en Argentina hay presos políticos» y hoy la completó destratando a Frederic, que por su parte sí había tratado de calmar las aguas.

«Es un tema que está saldado. Yo no tuve ningún cruce con Berni. Vino del lado de él. Tenemos diferencias, estilos distintos de conducción, pero en la manera de pensar la seguridad no hay grandes diferencias. Acá la cuestión personal no importa», declaró la ministra.

Agenhoy