LA PLATA.- (De la corresponsalía de AGENHOY).- La inflación es como una piedra en el zapato para el gobierno de Mauricio Macri. La organización Consumidores Libres advirtió en las últimas horas que, según sus mediciones, la inflación en los productos de la canasta básica fue de 8,06 por ciento en los primeros dos meses del año, a la vez que la cámara que agrupa a las empresas minoristas (CAME) detectó una caída en las ventas del 4,5 por ciento sólo en febrero, como consecuencia del aumento de los precios.

El titular de la organización Consumidores Libres, Héctor Polino, advirtió que en los últimos meses se ha producido un “fuerte aumento en todos los artículos, especialmente en la canasta de alimentos”, como leche, frutas, verduras, carne, entre otros.

Luego de la suba de precios que provocó una baja del consumo en los primeros meses del año, las empresas buscan revertir la caída de ventas con ofertas y liquidaciones que como todos los años abarcan a los productos estacionales como la ropa, pero que este año alcanza a bienes de mayor valor como autos y electrodomésticos.

En las últimas semanas se vio una caída de los valores de los electrodomésticos, con descensos que promediaron el 4% en el caso de los televisores.

En el caso de los supermercados también son fuertes las promociones para revertir la caída de ventas.

El consumidor está incómodo, tiene los sueldos viejos y no sabe cuánto gastar, dijo Fausto Spotorno, del estudio Orlando Ferreres y Asociados a un matutino porteño.

La inflación del primer bimestre rondó entre el 7 y el 9 %, según las diferentes consultoras.

La mezcla de sueldos viejos con nuevos precios planchó el consumo y hace que los consumidores se muestren muy conservadores.

En lo que hace al aumento en los precios, Consumidores Libres detalló que su entidad realiza un “relevamiento de precios sobre 38 artículos en supermercados y negocios barriales” porteños, el último de los cuales arrojó aumentos en 26 productos, mientras seis bajaron el valor y otros seis se mantuvieron estables.

Ese estudio determinó “un promedio de aumento del 4,08 por ciento” en los productos de la canasta básica sólo en febrero, mientras en el mismo mes de 2015 había sido de 1,22 por ciento, recordó.

En tanto, desde el primer día del año hasta el 28 de febrero últimos los mismos artículos aumentaron el 8,06 por ciento, cuando el “acumulado del año anterior (en ese período) fue de 4,08 por ciento”. El dirigente consideró que para frenar la inflación el Gobierno “no debe seguir autorizando aumentos en los combustibles”.

Esos incrementos implican para el país, donde el transporte de carga se realiza con camiones, que el “precio del combustible incida en la estructura de costos de la canasta básica de alimentos en un promedio del 35 por ciento”, aseguró.

Por su parte, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) detectó que las ventas minoristas cayeron 4,5 por ciento en febrero respecto del mismo mes del año pasado, como consecuencia de una baja en el poder adquisitivo de los consumidores y una menor capacidad de financiamiento.

 

Ezequiel Bértola