El Gobierno de la Provincia de Buenos Aires autorizó hoy a trabajar en el sistema sanitario a los médicos retirados. Esta medida se toma para ampliar el personal especializado frente a la emergencia por el coronavirus.

El Decreto se publicó hoy en el Boletín Oficial bonaerense. Establece un “régimen de compatibilidad” para los jubilados y los que estén bajo retiro voluntario para prestar nuevamente servicios de manera excepcional. Esto, según detalla, no afectará el cobro íntegro de los haberes jubilatorios que se percibirán junto con la respectiva remuneración.

La medida responde a “la velocidad en el agravamiento de la situación epidemiológica a escala internacional». Esto «requiere la adopción de medidas inmediatas para hacer frente a esta emergencia, para satisfacer la demanda del sistema de salud”, según señala la norma.

De acuerdo a lo que se fundamenta en el decreto, la provincia dispone de una gran cantidad de jubilados con formación y experiencia. Esto sirve para optimizar aspectos de planificación, técnico funcionales y demás aportes de gestión para hacer eficaces las acciones estatales en esta materia.

En ese sentido, cabe destacar que quedan exceptuados de trabajar quienes “se hubieran jubilado por invalidez o regímenes diferenciales por tareas insalubres. Se exceptúan también determinantes de vejez o agotamiento prematuro”.

Liliana Lopez