La Ciudad de Buenos Aires continúa siendo terreno fértil para las alertas en lugares públicos, a días de realizarse la cumbre del G-20.

Ahora fue el turno del edificio anexo del Senado de la Nación que debió ser desalojado por efectivos policiales ante el descubrimiento de un paquete sospechoso.

El paquete fue descubierto por personal del edificio de la calle Hipólito Yrigoyen al 1700 en uno de los baños de la planta baja y dieron aviso a los bomberos.

Minutos más tarde, efectivos de la División Explosivos de la Policía arribaron al lugar. De acuerdo a las primeras informaciones antes del descubrimiento del paquete sospechoso no se registraron amenazas de bombas.

Lo cierto es que el personal policial llegó rápidamente al anexo del Senado ya que minutos antes habían estado requisando como es habitual el recinto de la Cámara alta donde el oficialismo convocó a los legisladores para tratar el pedido de desafuero de la expresidenta Cristina Kirchner.

Melisa Delgado Niglia