El candidato a presidente de la Nación por el Frente de Todos, participó junto Sergio Massa y el gobernador cordobés, Juan Schiaretti en la liturgia en honor al ex gobernador, José Manuel de la Sota, al cumplirse un año de su muerte.

 Tras la ceremonia Alberto Fernández sostuvo que «siempre» fueron amigos con De la Sota. «Trabajamos juntos durante mucho tiempo y ahora, cuando las hijas me dijeron de este homenaje, quise estar para acompañarlas», dijo en un breve diálogo con los periodistas.

 Al referirse a un posible encuentro con el gobernador Schiaretti, Fernández dijo que «seguramente» tomarían un café «más tarde» y aclaró que «nunca estuvimos peleados» cuando se le preguntó si se habían reconciliado.

Se manifestó, además, «contento por el apoyo que tuvimos de muchos cordobeses» y anticipó que «vamos a seguir trabajando para que muchos más nos acompañen, porque Córdoba tiene que ser parte de la Argentina que queremos» y dijo estar «muy tranquilo esperando el veredicto de los votos».

 De la Sota perdió la vida tras un siniestro vial que tuvo lugar en 2018, en una recta de la autovía Córdoba-Río Cuarto, cuando se trasladaba a bordo de una camioneta e impactó en la parte trasera de un camión, a la altura del kilómetro 781.

 La misa en homenaje y recordatorio de su fallecimiento se realizó en la Catedral de la ciudad de Córdoba, organizada por las hijas del político cordobés, Natalia y Candelaria de la Sota, quienes participaron de la ceremonia, junto a Adriana Nazario.

NG