Los sindicatos aeronáuticos acordaron la extensión de la protesta contra la línea de bandera tras las sanciones aplicadas al personal por supuesto abandono o retención de tareas durante las asambleas que paralizaron más de 200 vuelos y afectaron a 30 mil pasajeros el 8 de noviembre pasado.

En ese contexto, cinco de los seis gremios del sector -APTA, APA, UPSA, APLA y UALA- anunciaron nuevas medidas de acción para este miércoles en el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery desde las 7. Por lo tanto, resultó inevitable condicionar tanto la programación como el funcionamiento habitual en la mencionada terminal.

“A raíz del incumplimiento por parte de la empresa del pago de la cláusula gatillo por inflación de septiembre como así también el estancamiento en la negociación salarial 2018/2019, nuestra determinación fue ejecutar manifestaciones con afectación de actividades y asambleas en puestos de trabajo”, adelantaron los gremialistas mediante un comunicado.

Los trabajadores apercibidos por la compañía aérea fueron los de tráfico, contact center, rampa, mantenimiento y pilotos. El único sector exceptuado fueron los tripulantes de a bordo porque no participaron del paro. Las penalizaciones informadas por telegrama fueron de entre 10 y 15 días, según el nivel de afectación al servicio.

Emmanuel Angelozzi