Las Iglesias podrán abrir sus puertas para la asistencia espiritual a los fieles y los rezos individuales, y estas serían las primeras prácticas de fe que podrían permitirse en las iglesias y templos de nuestro país.

Así se acordó durante una reunión entre el jefe Gabinete, Santiago Cafiero, con las autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), monseñor Oscar Ojea, el cardenal Mario Poli y al monseñor Carlos Malfa, presidente, vicepresidente y secretario de general de la organización.

En ese encuentro, en el que participaron también el canciller Felipe Solá y el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, se definió que todas las iglesias del país abrirán sus puertas para que los fieles puedan confesarse y asistir a los templos.

Asimismo, las autoridades comenzaron a desarrollar un trabajo conjunto para accionar los protocolos de salud que deberán implementarse una vez que se reanuden los servicios religiosos en toda la Argentina, priorizando la seguridad sanitaria de todos los asistentes.

Según informó la jefatura de Gabinete, se analizó también el trabajo diario que está realizando la Iglesia en los barrios de todo el país, para brindar asistencia a los sectores más vulnerables. Se analizaron las consecuencias sociales y económicas que surgieron a raíz de la lucha contra la pandemia, acordando que lo más importante es la salud y preservar la vida de la gente.

LF