Con el fin de optimizar la seguridad y accesibilidad de los pasajeros, el gobierno bonaerense aprobó un nuevo plan de modernización del transporte público.

La norma, publicada por el Boletín Oficial de la Provincia, regirá a partir del 1 de enero de 2020 y establece que – desde entonces- las unidades que se utilicen para transportar pasajeros de manera regular, no podrán superar los 10 años de antigüedad, limitándose hasta un máximo 12 años de vida útil.

Además de modernizar, la iniciativa busca derribar las barreras que impiden a las personas con dificultades motrices desempeñarse en las mismas condiciones que el resto de la población.

En ese sentido, la resolución 208 informa que la Subsecretaría convocó a las empresas carroceras y a las cámaras del sector, para definir de manera conjunta «la decisión de fabricar vehículos de transporte de piso convencional con plataformas incorporadas desde el proceso de formación».

“Corresponde requerir a las prestatarias de los servicios comunales de transporte automotor de pasajeros que toda incorporación de vehículos tendrá que garantizar dicha accesibilidad, mediante vehículo de piso bajo o vehículos de piso convencional”, reza la normativa.

LF