Se cumplen 22 años del asesinato al fotógrafo José Luis Cabezas. Ninguno de los declarados culpables está preso.

Fue un 25 de enero de 1997 en que el fotógrafo apareció calcinado en un auto en Pinamar, automáticamente las sospechas recayeron en Alfredo Yabrán, empresario de los años 90, quien se jactaba de que: «Ni los servicios de inteligencia tienen una foto mía». El primero en revelar al mundo la foto del magnate fue José Luis Cabezas.

Yabrán se suicidó en el año 1998 a los 53 años, asediado por la justicia, la prensa y la opinión pública, luego de que los condenados como autores materiales confesaran que habían tenido órdenes del empresario para asesinar al periodista.

Por el crimen, los policías Sergio Camaratta, Aníbal Luna y Prellezo fueron condenados a prisión perpetua, al igual que los integrantes de la banda de “Los Horneros”, Sergio González, Horacio Braga, José Auge y Héctor Retana. Luna fue liberado en 2016 al cumplir las dos terceras partes de la sentencia a 24 años; Prellezo obtuvo arresto domiciliario en 2010, “porque era asmático, le dolía la cintura y había humedad en la celda”, según contó Gladys Cabezas, y en diciembre de 2016 fue liberado. Hoy es abogado.

Auge recuperó la libertad en 2004, González en 2006, y Braga el 25 de enero de 2007, justamente el día en que se conmemoraba el crimen. Retana y Camaratta murieron, mientras el ex sargento Gregorio Ríos, jefe de custodia de Yabrán, fue condenado como instigador del crimen y se le rechazó la excarcelación en diciembre de 2006. Su condena a perpetua cambió a 27 años y en 2008 fue liberado por el beneficio de la entonces vigente Ley del 2 por 1.

Carolina Bisgarra